top of page

EL HAMBRE EN LA AGENDA GLOBAL

Marzo 14 de 2024


Columna editorial

Por: Isabel Cuervo

 

El hambre siempre ha sido un excelente método de control y eso lo saben muy bien los dictadores que han aplicado esta estrategia para doblegar a todo aquel que se atreva a cuestionar sus medidas déspotas y opresoras.

 

Ya bien entrados en 2024 se puede observar que los precios de los alimentos, en casi todos los rincones del planeta, siguen en franco ascenso.

Y es que vivimos en una época en que no sólo se aplican singulares métodos para propagar el hambre, como lo son el restringir el acceso a las semillas (que ahora tienen dueño), o a los alimentos por medio de los sobreprecios; sino que también se presiona a los campesinos de maneras mas sutiles y globalistas.

 

Por ello, desde 2020 manifestaciones masivas de agricultores se han ido tomando las calles de varias de las principales ciudades de América, Europa y Asia, y no es un fenómeno casual.

Desde entonces hemos visto grandes movilizaciones en Francia, España, Canadá, Perú, Estados Unidos, y un sin fin de países más. 

Todos piden lo mismo, poder trabajar la tierra y vender sus alimentos sin intrusión mayor del estado y, sobre todo, sin intromisión de agendas verdes que en sus ilusorios manuales aseguran salvarán el planeta con sus medidas, aunque mientras tanto vayan matando humanos a punta de hambre.

 

Primero fue el Covid, el encierro, el desplome de economías y luego, como era natural, el quiebre de empresas, comenzando por las más pequeñas, para caer en el colapso financiero.  Luego, no podía venir otra cosa más que la falta de abastecimiento de productos básicos, el natural aumento desmedido de precios debido a la escasez y la subsecuente carga impositiva de impuestos.  Porque, por supuesto, los pueblos tienen que recuperar lo que destruyeron los brillantes políticos que cerraron el planeta entero.

 

¿Quién iba a pagar la reconstrucción?: tu, yo, nosotros.  El pueblo, claro está.

 

Es así como llegamos hoy al hambre, por la falta de productos y productores, por el control de los campos, las semillas, los insumos y la administración de guerras y de inhumanas agendas verdes globalistas como elemento controlador de la sociedad.

 

En tan sólo los últimos 4 meses, se han detonado protestas en 25 de los 27 Estados de la Unión Europea, en las que se calcula han participado mas de 10 millones de agricultores.

Los trabajadores agrícolas piden que se cancele el llamado ´´Pacto Verde´´ de la Unión Europea. El ´´Pacto Verde´´ es el plan que el Parlamento Europeo ha vendido como la gran estrategia para combatir el cambio climático, pero somete a los agricultores a unas medidas económicas draconianas que casi los imposibilita de producir alimentos.

 

Tienen que cumplir con burocracias extremas, altísimos costos en insumos y ceñirse a las medidas impuestas por la agenda verde, que no tienen que cumplir otros países como, por ejemplo, Ucrania, que es quien actualmente más se lucra con la pérdida del agricultor europeo.

 

Antes de que comenzara la guerra con Rusia en 2022, Ucrania se ubicaba como cuarto productor mundial de cereales en el mundo. Entonces, la Unión Europea decidió bajarle

los aranceles a las importaciones a Ucrania, para apoyar la lucha de Volodímir Zelenski​, pero también decidió no someterlos a ningún control ni de calidad ni de producción ni de cumplimiento de la agenda verde. 

 

Es decir, férreo control a sus ciudadanos y productores agrícolas europeos, pero ojo ciego a los productos provenientes de Ucrania, que ahora inundan los mercados que antes eran dominio de los europeos.

 

Como si esto fuera poco, las medidas impulsadas por el Parlamento Europeo también le ha abierto puertas a los productos provenientes del bloque Mercosur, conformado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Bolivia y Venezuela, en donde sus habitantes no sólo no ven reflejados los beneficios de este mercado en sus economías si no que, además, en estos países tampoco se aplica ningún control al uso de hormonas de crecimiento, antibióticos y pesticidas, que sí son regulados o prohibidos en la Unión Europea. 

 

Consecuencias: los pueblos latinoamericanos soportan cada vez más carencias, carestía e impuestos sobre los alimentos básicos, mientras los trabajadores agrícolas europeos siguen presos de normativas, sanciones y penalizaciones en su propia tierra, que no se les exige a los países de los que se importan alimentos con semillas modificadas, plagados de pesticidas o cargados de antibióticos.

 

No suena muy ecológico ni acorde al ´´Pacto Verde´´, pero los ´´pactos políticos´´, ustedes comprenderán, priman sobre la salud y el discurso ecológico, cuando de rentabilidad económica particular de los círculos de poder se trata.

 

A fines de 2023 se detonó la revuelta agrícola de Berlín. Más de mil agricultores bloquearon con sus tractores las principales vías de la capital alemana, afirmando que están siendo presionados con fuertes cargas impositivas y mayores impuestos, para obligarlos a cambiar sus tractores de diésel por eléctricos, sin que esta nueva y costosa tecnología esté lista para operar sus pesadas maquinarias.

 

Los agricultores franceses se les sumaron una semana después. El movimiento campesino se inició en Occitania, al sur de Francia, en donde numerosas carreteras fueron bloqueadas por los campesinos de esta zona, que padecen de carencias mas fuertes que los labriegos de las afueras de Paris. Luego, estas revueltas se extendieron a otras regiones de Francia, bloqueando incluso autopistas que conectan con España y Alemania.

 

Pero entonces España también se unió. El 4 de febrero pasado, agricultores de Santander, Oviedo, Zamora y Bilbao comenzaron a manifestarse. Mas tarde las revueltas y bloqueos se extendieron a Madrid, Toledo y Barcelona.

 

Resalta la petición de los cultivadores de tomates españoles, que mientras los medios de desinformación los califica de extremistas-negacionistas del cambio climático, alzan su voz pidiendo igualdad de condiciones a las de los campesinos marroquíes que introducen sus productos a menor costo en España, sin ningún control o sometimiento a las políticas restrictivas europeas sobre la llamada ´´agricultura sostenible´´.

 

Los únicos políticos que apoyaron estas protestas fueron los del partido denominado por los medios hegemónicos como de extrema derecha, Vox.  Campesinos, labriegos, agricultores y obreros apoyados por los llamados ultranacionalistas, derechistas.  Los que, se supone, por fundamento dividirían las elites del pueblo, fueron quienes terminaron apoyando al pueblo.  

 

Mientras tanto, En Bélgica, la ciudad de Namur sufría un colapso de 36 horas por una manifestación en la que participaron 700 tractores y 1.500 agricultores.

 

Un verdadero movimiento revolucionario se ha desatado ya contra las nefastas y asfixiantes políticas de ´´agricultura sostenible´´.  Se sumaron luego los Países Bajos, Lituania, Polonia, Rumania y Bélgica.

 

En Polonia, Rumania, República Checa, Bulgaria y Hungría, particularmente las protestas se deben al acuerdo que han realizado sus gobiernos con el de Ucrania, que les sube los aranceles a los locales y libera a los productos ucranianos de cualquier carga.

 

Hoy, a diario los obreros europeos continúan manifestándose contra las políticas que los tiene bajo férrea vigilancia para que paguen los altos precios que se les impone en seguros, combustibles y fertilizantes. 

 

Son centenas de empresas agrícolas y de transporte las que se encuentran ahora al borde de la quiebra o ya se han ido a pique. Y esto trae hambre.

 

Una pregunta básica aquí sería: ¿Si el producto ucraniano, marroquí o de Mercosur es más económico, por qué no baja el valor de los productos en el mercado?

¿Por qué los costos de los alimentos de la canasta básica siguen en aumento?

Porque los alimentos están siendo taxados. Porque los alimentos están siendo manipulados y demonizados por una agenda verde en donde la carne vacuna busca ser reemplazada por carne hecha en los laboratorios de Bill Gates.  Porque los granos deben ser comprados a Ucrania para apoyar su guerra y la de las élites que aman este paraíso fiscal regentado por el actor de turno Zelensky.  Porque los tractores deben ser eléctricos para salvar el planeta y los huevos deben ser destruidos hasta que tengan precio de caviar, porque las peligrosas gallinas tienen gripe aviar desde Argentina hasta Inglaterra.

 

Sobre ello les hablé hace unos meses atrás, la investigación censurada por YouTube la pueden encontrar en mi pagina www.isabelcuervo.com , el video se llama ´´Huevos de oro´´. Si no lo has visto, míralo, te puede interesar saber lo que hacen tus políticos de turno y su semejanza con procederes políticos de países lejanos.

La clave de acceso al video es: ICinvestiga99

 

Mientras tanto, la Comisión Von der Leyen, presidida por la político y médico alemana, Ursula Von der Leyen, avanza.

Dicen, son una "comisión geoestratégica" que nació con la intención de legislar sobre el Pacto Verde, la inteligencia artificial, las migraciones y el desarrollo industrial.

 

A este punto y para que sigas uniendo puntos, es importante que sepas que el Pacto Verde Europeo fue aprobado en 2020, el mismo año pandémico, con el objetivo, dicen ellos, de llevar a la Unión Europea a lograr ser ´´climáticamente neutral´´ en 2050.

 

La Comisión busca reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, revisando y modificando las leyes existentes sobre asuntos climáticos y redactando nuevas leyes sobre lo que llaman economía circular, biodiversidad, agricultura e innovación.

 

Quieren que la Unión Europa sea ´´emisor cero neto´´ de gases de efecto invernadero.  Eso significa que buscan conseguir cero emisiones de dióxido de carbono ´´equilibrando la cantidad de dióxido de carbono liberado a la atmosfera, retirando una cantidad equivalente o comprando los suficientes créditos de carbono´´, afirman.

 

Es decir, si quieres producir, debes pagar por las emisiones de carbono que genere tu producción, no solo de autos, de edificios, también de alimentos. Un modelo de orden mundial.

 

Según documento oficial asentado en Eur-Lex, página en donde usted puede acceder a leer los proyectos de ley de la Unión Europea, ´´El Pacto Verde Europeo es (…) una apuesta de futuro, una oportunidad para alcanzar una economía sostenible que recompensará a la sociedad permitiendo que las generaciones futuras satisfagan sus necesidades, para que Europa lidere la lucha contra el cambio climático y para impulsar la cooperación entre los diferentes países´´. 

 

Así es como llegamos hoy al control de la huella de carbono.  Ese indicador que pretende contabilizar la cantidad de gases de efecto invernadero emitidos por un individuo, una organización o un producto.

 

¿Qué es?, ¿Cómo funciona?, ¿Ya están midiendo hasta tu respiración?

Te lo explico en mi próxima entrega.

 

Entre tanto, el resultado real del hambre en el mundo hoy es de más de trecientos cuarenta millones de personas, cuyas vidas están en peligro inmediato, bajo una inseguridad alimentaria aguda que se pasa por alto sobre el discurso verde.

 

De acuerdo con el Programa Mundial de Alimentos, más de ochocientos millones de personas se acuestan con hambre en el mundo todas las noches.

 

Los revoltosos, los disidentes, los que reclaman… son peligrosos.  Vale la pena recordar lo bien y cuerdo que es ser uno de ellos hoy.


86 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page